¿Cómo afectan a nuestra salud los temidos cambios de temperatura?

 In Uncategorized

Los cambios de temperatura propios de la primavera pueden jugar una mala pasada a nuestra salud.

Te contamos las enfermedades más habituales asociadas a cambios de temperatura y cómo combatir su aparición.

Acabamos de  salir de un temporal de frío, lluvia y nieve que ha conllevado muchos cambios bruscos de temperatura.

Enfermedades asociadas al uso de aire acondicionado/calefacción

El uso de aires acondicionados favorece la transmisión  y contagio de gérmenes. La Enciclopedia de Salud y Seguridad en el Trabajo del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo identifica varios síntomas o patologías asociados a la calidad y la temperatura del aire dentro de los hogares:

  • Ojos: sequedad, picor, lagrimeo, enrojecimiento.
  • Vías respiratorias altas (nariz y garganta): sequedad, congestión nasal, goteo nasal, estornudos, resfriado, dolor de garganta, asma, rinitis. Cuando hay infecciones se puede generar neumonitis o neumonía.
  • Pulmones: tos seca, bronquitis.
  • Piel: sequedad, enrojecimiento, picor.
  • General: dolor de cabeza, somnolencia, letargo, irritabilidad, ansiedad, náuseas, mareos, exceso de sudoración, etc.

cambios-temperatura-salud

Recomendaciones

  • Acondicionar los ambientes con temperaturas entre 24 y 27 grados.
  • Tratar de mantener la humedad del ambiente usando la función de ventilación.
  • Mantener los filtros de los aparatos de los aires acondicionados limpios.
  • Evitar los cambios bruscos y frecuentes de temperatura para permitir que el organismo se adapte gradualmente.
  • Estar preparados para un eventual cambio brusco de temperatura. Por ejemplo, llevar abrigo y sobretodo protegerse la cabeza. Gran parte del calor de nuestro cuerpo se va por la cabeza.
  • Continuar con los tratamientos y cuidados para enfermedades respiratorias crónicas.
  • Consultar al médico en caso de síntomas importantes o persistentes.

A pesar de estas indicaciones, no hay que olvidar que los cambios de temperatura en sí no provocan enfermedades víricas o bacterianas, sino que debilitan a nuestro organismo a padecerlas, produciendo daños físicos como los mencionados anteriormente. Es por ello que es especialmente importante mantener una buena temperatura ambiente, una buena hidratación y una buena alimentación.

Por último, no hay que olvidar que seguir las normas de ahorro energético y la preparación de la vivienda para la optimización del rendimiento energético son las mejores medidas para evitar el uso de equipos de climatización, evitando de esta manera temperaturas más extremas y los citados cambios de temperatura.

Imagen: Flickr – Lisa Wilderberg

Recommended Posts

Dejar un comentario

Contáctanos

Escríbenos tu consulta y te responderemos a la brevedad posible.

Not readable? Change text. captcha txt